Flag of Colombia.svg  Bandera de Estados Unidos  ¡Valoración gratis, llámanos!  icono tel PBX: (4) 444 79 66

Evidencias científicas de la ozonoterapia

La ozonoterapia se caracteriza por la simplicidad de su aplicación, alta efectividad, buena tolerancia, y con prácticamente ausencia de efectos colaterales. Durante largo tiempo en el pasado la aplicación del ozono en la práctica médica no era muy aceptada por las ideas infundadas sobre su toxicidad en relación con las altas concentraciones empleadas en la industria. Como todo medio de curación, la ozonoterapia es dependiente de la dosis. Es importante conocer que en la práctica clínica las concentraciones de ozono son inferiores a las tóxicas en varios órdenes de magnitud. En el diapasón de estas concentraciones el ozono actúa como medio terapéutico y muestra propiedades inmuno-moduladoras, anti-inflamatorias, bactericidas, antivirales, fungicidas, analgésicas y otras.

El número de sociedades científicas y trabajos de corte clínico, incluidos estudios de meta-análisis se incrementan cada vez más. Al mismo tiempo se refuerzan los esfuerzos por regularizar esta práctica médica.


El Ozono

A diferencia del oxígeno, el ozono reacciona inmediatamente en cuanto se disuelve en el agua biológica (suero salino fisiológico, plasma, linfa, orina), actuando el oxígeno atómico como un radical muy reactivo. Inmediatamente y debido a su gran reactividad, el ozono reacciona con compuestos como antioxidantes, proteínas, carbohidratos y preferentemente los ácidos grasos poliinsaturados (AGPI), ácido ascórbico y úrico, los compuestos tiónicos con grupos –SH como la cisteina, el glutatión reducido (GSH) y la albúmina, que en un porcentaje elevado se encuentran en los fluidos y estructuras celulares del organismo. Todos estos compuestos actúan como donantes de electrones y se oxidan.

En estas reacciones se generan peróxidos orgánicos, peróxido de hidrógeno (H2O2), ozónidos y aldehídos, los cuales en cantidades adecuadas y controladas ejercen diferentes acciones biológicas que le confieren al ozono un conjunto de propiedades terapéuticas.